Desechos orgánicos vertidos en la red drenaje dañan infraestructura de las plantas tratadoras

Mazatlán, Sinaloa.- Constante e intensivo es el trabajo que Jumapam realiza en tema de obras de reparación de colectores, drenes de aguas residuales, de aguas negras y en infraestructura de las plantas tratadoras.

Es por eso, que también se busca el ordenamiento y el buen tratamiento de aguas y desechos, a través del programa Control de Descarga, impulsado por el departamento de Saneamiento de la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Mazatlán.

Los análisis y las estadísticas que el departamento de Saneamiento obtiene, determinan cuáles son los residuos orgánicos que causan mayor impacto, debido que en el municipio de Mazatlán se genera una gran diversidad de residuos que se descargan a la red, principalmente, residuos de carácter orgánico generados por la industria y comercio local.

La jefa del departamento de Saneamiento, Yazkara Ramírez Reséndiz de la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Mazatlán, ha detectado que el sector restaurantero, es el principal segmento que mantiene el porcentaje más alto como generadores de grasa, aceites y sólidos, con un 40 por ciento; en segundo nivel, se encuentra el sector hotelero con el 16 por ciento y en tercer lugar están las gasolineras y las taquerías con un 8 por ciento.

Seguidos de estos giros están los centros comerciales con un 7 por ciento; y las rosticerías y marisquerías con un 6 por ciento.

Ante esta situación, que afecta directamente a las plantas tratadoras en la derrama de los sólidos que generan lodos y que azolvan la tubería reduciendo el caudal, además de las grasas que se solidifican haciéndose piedras y que afectan equipos de bombeos, Jumapam, a través del departamento de Saneamiento, trabaja en un plan de propuestas que desarrollan la idea de como sellar el pozo de visita del cárcamo Atlántico y evitar las descargas clandestinas, analizar las condicionantes que les impone Oficialía Mayor y la Dirección de Ecología para operación de estos prestadores de servicio, buscar un nuevo punto de descarga y proyectar una planta de tratamiento de grasas y aceites.

Con esto, Jumapam, en coordinación con el Ayuntamiento de Mazatlán, Coepriss, Ecología y Medio Ambiente, Secretaria de Seguridad Pública y Canirac trabajan para prevenir que sea mayor el deterioro en la red de alcantarillado, daños en equipo de bombeo, el gasto excesivo en tratamiento y pre-tratamiento de aguas residuales entre otras afectaciones.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *